domingo, 31 de mayo de 2009

Creer o no

Es difícil pensar en los mil y un personajes que nos hemos encontrado en cada viaje en micro . Ex invictos de la justicia que piden una "ayudadita", ex drogadictos y alcoholicos que han encontrado en su camino a Dios , etc. Hay tantas historias que estos cuentan ,situaciones inesperadas que se han presentado en su vida ; pero ¿Cuantas de estas son ciertas?He caido más de una vez en el cuento de personas inescrupulosas que inventan cada barbaridad, que se aferran a un sufrimiento inexistente , a enfermedades ajenas a sus cuerpos y a familiares fantasmas. Recuerdo que en uno de mis tantos viajes en mi transporte favorito , subió una mujer con algunos documentos en la mano. Esta se paró cerca de la entrada del bus y comenzó a contar su historia. Decía que recien le habian detectado cáncer y que necesitaba seguir un tratamiento muy caro. Enseño los respectivos documentos que avalaban lo que decia ; estos llevaban los sellos del hospital donde debia llevar el tratamiento. Pedia ayuda desesperadamente , pues era el único sustento para sus dos hijos pequeños. Comenzó entonces , a pasar por cada asiento a pedir la colaboracion de los pasajeros. La mayoría colaboro con esta . Habra pasado más de una semana , cuando veo a la misma mujer subiendo al bus donde yo me econtraba , pero resulta que ya no tenia cancer , ahora necesitaba dinero para viajar a su tierra natal a visitar a su madre que estaba enferma . Tan solo me la quede mirando fijamente. Si bien es cierto , hay personas que en realidad estan atravesando situaciones muy complicadas , pero ¿como saber si lo que dicen es verdad?.Si presentan documentos , puede que estos esten falsificados . Otras se valen de pequeños niños que llevan en sus brazos y hacen de las suyas para conseguir dinero asi de fácil . No sé como pueden existir personas tan hipócritas y descaradas que se aprovechan de la solidaridad de las demás y usan cosas tan serias como el cáncer y otras enfermedas que sufren realmente otras personas , para poder conseguir un poco de dinero .

jueves, 28 de mayo de 2009

La típica historia del pasaje medio

Seguramente a todos los estudiantes les habrá pasado alguna vez una anécdota similar a la que voy a contar. La semana pasada, estaba yendo desde lince hasta surco en uno de los micros que van por toda la avenida Javier Prado. Iba parada y aplastada (como la mayoría) casi al medio del vehículo, cuando de pronto me di cuenta de que estaba frente al tarifario. Lo leí bien y me di cuenta de que el pasaje medio estaba noventa céntimos. Abrí mi billetera, pero lamentablemente no pude llegar a ese monto con las moneditas de diez céntimos que tenía, así que tuve que pagar con una moneda de un sol. Al momento de bajar del bus, le pagué al cobrador mientras le mostraba mi carnet de universitario, pero como había tanta gente subiendo y yo no podía quedarme en la puerta interrumpiendo el paso, tuve que bajar. Una vez abajo, le dije al cobrador "el pasaje medio es noventa céntimos", a lo que él respondió "sísísísí... (claro)", casi sin mirarme. Una vez que terminaron de subir los pasajeros, él simplemente volvió a subir a su carro y cerró la puerta, y yo me quedé parada, asombrada y sintiéndome estafada mientras veía cómo aquel carro se alejaba con diez céntimos que no le pertenecía.
Sé que muchos podrán pensar que no vale la pena hacer tanto lío por una cantidad muy pequeña. Pero, al final, no es el dinero lo que importa; diez céntimos no me van a favorecer ni perjudicar. Se trata de que no tengamos que estar peleando por nuestros derechos, sino que la gente, específicamente estos trabajadores, cumplan con la norma, para el bien de toda la comunidad. Las leyes no están hechas para usarlas solamente cuando a uno le conviene, sino para intentar que el bien común sea una realidad. Si seguimos con esta cultura de la informalidad y el abuso de los derechos (por más que se trate de algo tan pequeño) jamás podremos progresar.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Por la vía de la bici


Yo no soy de las que manejan bici por la mañana, pero he aquí una foto de uno de esos raros días. Los que les guste manejar una distancia un poco larga suelen ir por las ciclovía y esta es una foto tomada en la que está en la avenida Salaverry. Como verán hay un enorme bus obstruyendo el camino, es decir, no le importa que los ciclistas no puedan pasar. El problema es que no sólo pasa en esa zona, sino que no se respetan las ciclovías de casi ninguna parte de Lima e incluso es inseguro andar solo con la bici por algunas partes porque te las pueden robar.

Además, no sólo bloquean el paso con buses, sino también con carros, transeúntes, ambulantes e incluso gruas y se han reportado algunos casos de accidentes de ciclistas por los que las municipalidades no hacen nada e intentan solucionar el verdadero problema, que es la falta de ciclovías.

Lo bueno de esto, es que muchas personas se han unido para que se construyan verdaderas vías, y sus esfuerzos parecen daar frutos pues hay proyectoss para construir nuevos caminos. Pero veremos si esto se cumple.

Como aviso, les digo que hay ciclovías en la avenida Salaverry, Universitaria, Colonial, Arequipa y otras que prácticamente tienen otras funciones, pero en realidad la que está mejor cuidada es la primera.

En fin, esta es sólo una muestra más del poco respeto que tienen algunos choferes por los ciclistas e incluso por los transeúntes, porque esto sucede también donde se supone que la gente cruza. Uno de los pequeños defectos que encontramos diariamente en nuestra querida Lima.

Qué fresca la gente!

Las cosas son cada vez más graciosas e irónicas en nuestro querido Perú. Estaba esperando la combi y uno siempre suele reaccionar ante toda acción realizada por estos vehículos. Me pareció recontra fresco el siguiente hecho. 

Una de las combis se detiene en plena calle, ni siquiera en un paradero apropiado o  cerca a la vereda, más bien se detuvo en un lugar que obstruía todo el tráfico. Felizmente había más de un carril, pero igual varios de los autos no podían ni darse le vuelta completa porque la combi hacia que todos los autos se estacionen detrás de ella y ellos hacían más cola, lo cual ocasionaba mucho tráfico. A la combi no parecía importarle un pepino, más bien estaba feliz recolectando gente para su siguiente recorrido. Aunque media conglomeración de autos le tocaba la bocina, la combi bien feliz , estaba estacionada, hasta que luego reaccionó y se fue.

Lo gracioso fue ver la hipocricidad de las combis. Luego de ese suceso, veo a otra combi ir por la calle, repentinamente veo que un carro se detiene por fuerzas mayores del tráfico, como cualquiera haría; pero , lo hipócrita fue ver a esa combi tocarle la bocina como si estuviese sola en la calle, al pobre carro. Le tocaba y le tocaba la bocina, sabiendo que luego se pondría en un sitio el cual provocaría lo mismo y causaría el mismo efecto que hizo que la combi tocase la bocina. Entonces, para la próxima vez, que tengan más consideración! Hagan a los demás lo que quieren que te hagan a ti ! Pues si no quieren que te toquen la bocina, NO les toques la bocina!!!... considéralo  seas conductor de micros, combis, o carros. 

martes, 26 de mayo de 2009

Todavia con ganas de ir?


yo pensaba que existia solo el hecho de pagar 50 centavos por ir , pero parece que aqui debo especificar.

miércoles, 20 de mayo de 2009

El gran vendedor ambulante

Basta con la salir a la avenida más cercana para darnos cuenta de que hay unas cuantas personas que caminan a lo largo de la calle, entre los carros, en cada semáforo en rojo ofreciendo sus productos que van desde caramelos y chocolates hasta libros y esos protectores solares para los carros. Es cierto que el peruano siempre anda apurado por eso que mejor idea la de estos señores que venden de la forma más rápida y sencilla, en la calle. El vendedor ambulante se ha hecho un lugar en Lima, no hay esquina donde no se pueda encontrar a uno, que incluso varía su mercadería. En verano vende helados y cuando empieza el frío en las tardes, se cambia su chaleco de D’Onofrio por la casaca de Sublime, vendiendo chocolates a dos por un sol cincuenta. Nadie puede negar que alguna vez le ha comprado a alguno y es que de verdad es la forma más fácil de comprar, como esos que en cada examen de admisión hacen su agosto vendiendo lápices y borradores, a cuántos habrán sacado del apuro. El vendedor ambulante vende de todo, agendas al empezar el año y hasta he visto que venden juguetes en diciembre, para los padres distraídos que no compraron los regalos de navidad. Como se dice, el peruano está en todas.

martes, 19 de mayo de 2009

El Jalador

Cuatro sujetos le cierran el paso a un vehículo . El dueño de este trata de avanzar , pero los individuos no lo dejan , apoyan sus cuerpos sobre las puertas del carro .Estan decididos a cumplir su tarea . Para muchos esta es la descripción de una escena de robo , pero no es así. Más bien ,es común ver a este tipo de sujetos que se abalazan sobre los carros en las calles donde se encuentran muchas anticucherias . Estas personas son una especie de "jaladores" que salen a buscar a sus consumidores en plena pista . Cada carro que pasa por esos lares es detenido ,asi su conductor se resista a hacerlo . Asi los respectivos jaladores de cada negocio de la cuadra,que son entre 6 ò 7 , rodean al carro ; y es dificil que estos entiendan que no todos pasan por esas calles para comer anticuchos , no aceptan un No inmediato , insisten e insisten hasta agotar la paciencia del conductor del carro al que han detenido .Otras veces , tal es la brusquedad con la que se acercan al vehículo , que muchos se asustan y arracan a toda velocidad pensando que iban a sufrir un atraco. Recuerdo que cuando era pequeña ,cada vez que pasaba por ahi , entre cinco y seis hombres asomaban sus cabezas por las ventanas tratando de averiguar cuantas personas se encontraban dentro , y tambien haciendo señas con las manos para que nos estacionaramos en algun lugar aledaño a su negocio. A mis 7 años , sin saber de que se trataba todo esto , obviamente me aterraba . Ya con el paso del tiempo , me di cuenta que es tan solo parte del jale del negocio , el cual sigue dando frutos despues ya de varios años de empezado.

Eterno enigma

Conforme pasan los días, el frío se va apoderando de nuestra cuidad, en algunas zonas más que otras. Nos levantamos para ir a estudiar o trabajar y el cielo sigue oscuro; cuando nos disponemos a salir de nuestras casas, una inmensa masa de neblina invade el mayor espacio posible y no nos deja ver la siguiente cuadra, creando un escenario casi surrealista. Durante el día, ni la ciudad ni el cielo tienen gran variedad de colores; el predominante, como siempre, es el tan alegre color gris. A partir de las cinco de la tarde, la oscuridad se apodera nuevamente de la ciudad, y cuando menos nos damos cuenta, el día ya se acabó.

Hay un fenómeno que ocurre todos los, cada vez que empieza el otoño: el olor a pescado. ¿De dónde viene este "agradable" olor que nos acompaña siempre en el mes de mayo? Obviamente no se da por alguna situación especial o particular, ya que ocurre todos los años; es más, nos ha acompañado tantas veces que hasta nos hace recordar épocas y personas. Pero, ¿por qué siempre en el mes de mayo? Algunas personas se basan en el argumento de que la neblina concentra el olor de las fábricas de harina de pescado, y en el momento en que estas nubes bajan para acompañarnos en nuestras mañanas es cuando percibimos el olor. Pero si la neblina está presente durante casi todo el año, ¿por qué sentimos el olor solamente en estas épocas?

Esta respuesta siempre será para mí un enigma.

lunes, 18 de mayo de 2009

Brilla por su ausencia!

Como siempre, tomando fotos con mi celular para mantenerlos al tanto de las cosas imperdonables del día a día. 

Salia de la universidad y ya era de noche, aproximadamente eran las 6 y pico de la tarde, hora punta, en donde hasta por los callejones hay trafico. Cruzo la calle, felizmente, y me detengo porque tenia que cruzar otra calle. En ambos lugares, para nuestra suerte, hay un policía, cada uno en una vereda, que se encarga "supuestamente" de mantener el control sobre los carros para que los alumnos, fácilmente, puedan transitar. Como muy bien se sabe, los policías deberían de estar muy atentos cuando controlan el tráfico, en especial si es un lugar donde por lo menos transitan más de 100 alumnos al día. En este caso, me dio la sorpresa de ver algo tan inusual, pero ya altamente típico en nuestra sociedad. 

Luego de haber cruzado la primera calle, gracias a los dones del policía, me dirijo a cruzar la otra pista, la cual estaba repleta de carros. Felizmente dejaron de transitar por un rato y crucé. Al cruzar me doy la vuelta y veo una cantidad decente de alumnos queriendo cruzar y luego mi mirada se fija en el policía que estaba a metro y medio de los alumnos, teniendo la pista de división. Yo me quede sorprendido, esperando a que el policía reaccionara y detuviera a los carros; pero, más aun fue la sorpresa cuando vi que el policía charlaba despreocupadamente, con una señora. La señora pudo haberle estado preguntando algo de suma importancia, lo cual no creo, por el modo de hablar que estaba dándose. Pasaron como 5 minutos para que el policía se de cuenta de que "Oh, Tengo que trabajar!"...y sí, hay casos en que los policías solo están sirviendo de adornos y uno espera a que reaccionen! Ya es suficiente que tengamos tantos problemas legales, robos, etc. Pero que ni el policía que te ayuda a cruzar, o los que están por tu casa, reaccionen ante las cosas, ya es para comenzar a preocuparse un poco más. Sino que gracia tienen? Comiencen a ser útiles de vez en cuando, porque sí lo son, pero a veces les da un "congelamiento cerebral" momentáneo.

domingo, 17 de mayo de 2009

De comida a funeraria no hay ni un solo paso



En el distrito del Agustino cerca del hospital Hipolito Unanue nos encontramos con este peculiar escenario . En el cual se aprecia una funeraria pero justo al costado una cevicheria. Yo no me imagino como personas puedan comer al costado de este comercio y cerca a un hospital. Pero tambien hay que tener en cuenta que la necesidad es mas fuerte que el posicionamiento del local.Aparte de este tambien encontramos otra funeraria al costado de una panaderia que vendia tortas!

jueves, 14 de mayo de 2009

El "otro" micro




Hace unos días estaba paseando por algunas calles de Lima y encontré varias cosas curiosas. Pasamos por la avenida Arequipa y mientras conversaba con unas amigas me llamó la atención este pequeño carro rojo. Estaba en un paradero y me sorprendió lo destartalado y mal cuidado que era. Resultó ser un colectivo: un auto que recorre las avenidas que tiene señaladas como ruta, algo similar a un micro. Este iba por toda la Arequipa y luego bajaba por Tacna. Para mí fue todo un descubrimiento, pero resulta que los colectivos son bastante comunes por esa zona. Además, averigué que es usual que sean autos viejos y antiguos, los "lanchones" como comúnmente se les llama.

Los colectivos no son nada fuera de lo común, pues existen en diversas avenidas muy congestionadas, como Colonial, Pardo, Grau (Miraflores) y demás e incluso llevan de distrito a distrito. Existen diversas rutas (la "A", "B" o "C" por ejemplo en Villa el Salvador), son muy usados en los conos y para ir a la playa en verano o lugares un poco más lejanos como Chosica o Ñaña. Los pasajes pueden variar, pues dependen de la ruta que deseamos seguir. Usualmente es un poco más que lo que se paga en un micro, pues el precio puede llegar hasta s/4, pero su servicio es mucho más rápido y las rutas son incluso más largas.

Por otro lado, los colectivos son el principal medio de transporte de una ciudad a otra en ciertas partes del país- yo puedo dar crédito de eso. En ese caso los precios son mucho más elevados porque las distancias también lo son y lo malo es que, como no hay otra forma de moverse, a veces se aprovechan y cobran hasta más del doble de su tarifa regular.

En general no puedo decir mucho sobre el cuidado de esos carros, pues son multados muy seguidos por contaminar mucho el ambiente (como por ejemplo los de la avenida Colonial) y el mantenimiento es mínimo en algunos casos. Además, no son muy seguros, porque hay muchos informes de robo dentro de éstos y no pueden brindar un servicio pleno, pues no han sido fabricados para el servicio que dan.

Así que ya saben: el colectivo es el "otro" micro.

miércoles, 13 de mayo de 2009

El otro lado de la combi

Solemos quejarnos mucho del transporte público de nuestra querida ciudad, y en general, de nuestro querido país. Pero quizás si lo viéramos con otros ojos, podríamos darnos cuenta de esos detalles tan cotidianos que hasta se vuelven impertecpibles. Y es que la combi, por el cómodo precio de un nuevo sol, puede ofrecernos gran variedad de expresiones culturales y comodidades:
  1. Conciertos en vivo: seguramente le ha pasado que, mientras se dirige a su destino, algún talentoso muchacho sube con su charango y su zampoña a dedicarle algunas canciones. Y no sólo podemos encontrar música peruana o vernacular en esto escenarios, también escuchamos baladas, cumbias y un poco de rock.
  2. Espectáculos de destreza corporal: cuando el semáforo se pone en rojo, invaden la pista personas que estan dispuestas a hacernos pasar unos minutos de entretenimiento. Desfilan malabaristas con sus iluminadas antorchas, gimnastas callejeros saltando mortalmente y hasta dúos disfrazados simulando cadenciosos bailes.
  3. Circo y magia: también nos acompañan en nuestro agradable viaje algunos ayasitos o ilusionistas que más de una vez nos hacen reír y nos sorprenden con su increíble destreza para hacernos creer que la magia realmente existe.
  4. Literatura: me ha llegado a pasar que, mientras volvía de miraflores a mi casa por la avenida arequipa, subieron dos niños, uno de aproximadamente 5 años de edad y otro de 7. De pronto, escuché ambos, intercaladamene, empezaron a recitar algunos de nuestros poemas más conocidos. Fue grandemi sorpresa cuando de pronto escuché al más pequeñito decir (y con toda su alma): "hay golpes en la vida tan fuertes... ¡yo no sé!".
  5. Arte gráfico y manifestaciones sociales: en los carros grandes se pueden encontrar muchas veces atracivos dibujos que realizan algunos de los tan artísticos pasajeros. Además, basta con subir a un micro camino a la universidad y mirar al asiento de en frente para enterarse de la opinión y reclamos que tiene el pueblo acerca de la siuación política y económica del país.
  6. Delivery: el transporte público nos ofrece el acceso a una gran diversidad de productos desde la comodidad de nuestra combi. Está el señor que vende el sanguchito donfrio a sol, el que vende reglas en medio de la pista, el niño que nos ofrece libros acerca de diferentes temas, la mujer que vende gelatina en bolsa de muchos sabores, el ex drogadicto que promociona sus ofertas de lápices y lapiceros y el jovencito que vende pasteles de manzana.

Así pues, la combi peruana es escenario de una variedad tan grande de bienes y servicios que no podíamos encontrar en ningún otro lugar. ¡Y lo mejor de todo es que la mayoría de ellos podemos recibrlos gratis!

A 1 sol el emoliente!

Cambió el clima, volvió el frío y las esquinas de Lima son nuevamente invadidas por estos señores a quienes llamamos emolienteros. Desde muy temprano, antes de las 6 de la mañana, están con sus respectivas carretillas listos para atender a todos los limeños madrugadores que ni bien salen de sus casas buscan el puesto más cercano para tomar desayuno. Con sus botellas que contienen los ingredientes del emoliente perfecto y algunos bancos alrededor de su puesto para que los clientes puedan estar más cómodos, se quedan hasta las 10 de la noche y cada día para ellos es más atareado que el anterior; La mayoría de sus clientes tienen años comprándoles y ellos no dejan pasar la oportunidad de engreírlos dándoles la popular “yapa”, que es un vaso de emoliente adicional al que pides.El emoliente es una mezcla de infusiones: agua de cebada, linaza, boldo, alfalfa, cola de caballo y gotas de limón recién exprimido. Esta bebida tradicional se toma preferentemente caliente o tibia, acompañada de un pan o biscocho, al gusto del consumidor. El precio varía entre un sol y un sol cincuenta, bastante asequible para el bolsillo peruano. Además el emoliente tiene propiedades curativas y es muy bueno para las enfermedades pulmonares, por eso es tan popular en nuestro país. Esta época del año es la más agitada para ellos, tanto así que algunos tienen que conseguir ayudante, y es que son muchos los peruanos que huyen del frío tomandose un emoliente.

domingo, 10 de mayo de 2009

El encuentron los viernes por la tarde


Era una tarde soleada y estaba caminando con algunos amigos hacia la casa de uno de estos pues tenia que acabar un trabajo . En el trayecto, pasamos por un parque en donde a lo lejos se podia divisar una especie de mancha blanca. Curiosa como cualquiera me acerce lo mas que pude para saber que era esa gran "cosa" y tal fue mi sopresa cuando me di cuenta que eran jovenes vestidas de blanco que estaban sentadas en una pequeñas redondelas conversando , riendo a carcajadas y por supuesto haciendo de niñeras de pequeños que hacian de las suyas para escaparse .


En el centro de cada redondela se podia observar un mantel ,unos cuantos alimentos sobre el, hasta un pequeño radio. Parecia ser un gran picnic de 25 personas , nunca habia visto tantas niñeras de blanco reunidas en un solo lugar .Y no eran todas pues seguian llegando cada vez mas.Les pregunte si solian reunirese todos los dias en este parque y me dijeron que sus encuentros son los viernes por la tarde y que se quedaban maximo hasta las 6 . Mire mi reloj y eran recien las 5 , esto me hizo recordar que tenia que hacer un trabajo y que no tenia mucho tiempo. Asi pues me apresure en seguir mi camino, dejando atras este parque y sus fieles visitantes.

En dónde quedó la formalidad


Es fácil entender lo molestoso del servicio de las combis y micros, la variable programación radial y hasta la tan "gentil" amabilidad de los cobradores de micro, pero estas cosas ya tienen que parar. Las personas entienden que por formalidad y por cierto respeto, y me imagino que hasta por ley, los cobradores de micros deben de ser identificados usando cierta camisa, sea azul o celeste, con el logo de la empresa. Saliendo de la universidad me topé con dos micros uno detrás del otro. Estaba por subirme al 1ro pero ni bien volteo veo salir a un joven que no pasa de los 25 años, a mi parecer, que estaba con un polo y jean, común y corriente, que cualquiera de nosotros podría usar, y luego el otro señor sí tenia su camisa. Al ver a los dos me pregunté a cuál de las dos me subía. Mi decisión fue al del uniforme porque uno siempre va a quien muestra un poco más de formalidad. Hasta el señor nos comentó "ese es micro pirata ",en realidad sería materia de investigación en cuanto a eso, pero a mí simplemente me parece un gesto de cortesía y formalidad el que usen sus uniformes, y tratar de no parecer un joven como cualquiera de nosotros que se haya subido al micro y se pase por cobrador, mejor nosotros seamos cobradores también, a ver qué dicen.

jueves, 7 de mayo de 2009

Publicidad a lo chicha

video

Fuente: You Tube

Encontré este video paseando por la red y además de darme mucha risa (como a todos a quienes no les haya gustado ese programa infantil), me recordo la creatividad de nuestros publicistas. Los temas varian, obviamente, de acuerdo a la empresa y el producto que esten promoviendo, pero no podemos negar que son cosas fuera de lo habitual y cada vez se esfuerzan más por resaltar. Es así, que usan temas como la pollada, el cuco, el micro, la calle, cosas muy familiares para nosotros.

El otro día, estaba caminando por la calle y veo una cosa blanca extraña moviendose por ahí, para mi sorpresa era una persona disfrazada de taza que promovía una empresa de regalos para ocasiones especiales (¡está cerca el día de la madre!). Me dio mucha gracia y recorde otra vez las cosas que usamos para publicitar.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Con C de combi!

video

Jaja aquí les dejo una pequeña muestra del ingenio peruano.

Sabía que existía escuelas de choferes como la José Gálvez o la del Touring que te hacen chofer en un dos x 3 siempre y cuando pagues la modica suma de hasta 400 soles. Pero en este caso a la unica a quién hay que agradecer es a ....

Sarita Colonia!

Fuente: Youtube

domingo, 3 de mayo de 2009

Acerca de nuestro formalísimo servicio de transporte

Me parece increíble cómo este anuncio puede estar pegado tan alegremente en la ventana de este autobús. Claro, podemos pensar "qué bueno! por fin el transporte limeño está empezando a cumplir todas las normas y se convertirá en un negocio formal!" pero NO ES ASÍ!
Para empezar, lo que estos señores nos están diciendo es algo equivalente a "puchamare, y ahora? nos fregaron, ahora solo podremos PARAR SOLAMENTE en los PARAderos". La verdad es que estamos tan acostumbrados a la informalidad que un hecho tan normal como subir y bajar en los paraderos nos puede sorprender, entusiasmar, alegrar y hasta llevarnos a soñar que nuestro querido Perú va a ser la próxima potencia mundial y ¿por qué no? también campeón del mundial 2010, ¡yeee! Pero, como dicen, "los sueños, sueños son".
Deberíamos corregir nuestra costumbre de esperar a que la policía esté detrás de nosotros con sus amenazantes papeletas para empezar a cumplir con la ley y respetar a nuestros conciudadanos. No nos dejemos engañar con estos aparentes indicios de desarrollo, que hasta risa dan, ni mucho menos nos conformemos con el crecimiento de la formalidad dentro de un marco informal, porque, de ser así, estaremos siempre atrapados dentro de este círculo vicioso.

sábado, 2 de mayo de 2009

El boom de la construcción

En los últimos años Lima ha sido invadida por los grandes condominios. Estos han proliferado de tal manera que en cada cuadra hay un edificio y otro en construcción. Basta con recorrer la ciudad para darnos cuenta de todos los carteles que anuncian la próxima edificación y unos cuantos que se oponen a ella. Pero es innegable que el boom de la construcción de edificios residenciales que se ha insertado en los tantos distritos de Lima ha generado cierta preocupación, ya que al aumentar la población en un mismo lugar, se reducen los servicios, la infraestructura y el equipamiento por persona, así como las áreas verdes. La reforestación de riberas y los grandes parques zonales en la periferia suenan como la solución a este problema que definitivamente irá aumentando su importancia pues en un país donde la familia promedio es de cinco miembros y el urbanismo se hace cada vez más popular la pregunta es si al final valdrá la pena todo este crecimiento hacia arriba o solo estamos ayudando a acabar más rápido con el medio ambiente y con los recursos con los que contamos.

viernes, 1 de mayo de 2009

El previo de Oasis



El concierto de Oasis fue uno de los mejores a los que he ido sin duda alguna. Era impresionante la multitud de personas que cantaban al unisonido sus canciones y la emoción que se vivía en el momento, pero eso es un tema para otro momento.

El jueves en la noche pasé una hora fuera del estadio antes del concierto y descubrí todo un mundo allí. Es cierto, no era la primera vez que iba a un evento así, pero nunca le había tomado tanta atención a los previos que hay.


Venderores de todo tipo, compradores de última hora, guardías, niños paseando y la gente que se queda fuera esperando tener suerte y poder disfrutar algo de la música. Incluso tuve la oportunidad de conversar con una vendedora que llegó un poco más tarde de lo que ella esperaba y la vi sacar de una mochila una tienda entera, según mi parecer, me preguntó desde que hora estaba así y se dio con la sorpresa que había perdido mucho tiempo valioso (estos eventos son un ingreso importante para ella). Lo curioso de ésto, fue que mientras se preparaba me preguntó de quién era el concierto, que tipo de música tocaban y todo eso. Me dio un poco de gracia la situación y le pregunte si podía tomarle una foto, pareció no molestarle.



Seguí viendo a las personas y me pregunté que tan largas llegarían a ser las colas (luego me enteré que llegaba a casi cinco cuadras), vi a los vendedores que para mi sorpresa se había añadido uno de mascarillas (la gripe porcina por todos lados), una mujer que gritaba que compraba entradas a quién le sobraba (consiguió porque luego la vi adentro), no sé cuántos vendedores de polos y cds y un poco más al fondo encontrabas choclo con queso en la esquinay gorros con efecto luminoso. Claro esta, también estaban los revendores de entradas , pan con pollo y los ambulantes de chicle, cigarrillo y caramelo.
El concierto luego despejo mi mente de todo aquello que había encontrado, pero no olvidaré todos los previos que nunca había notado antes.

Pdta.Disculpen la calidad de las fotos